La alumna María Fernández nos cuenta su experiencia en el intercambio educativo con EEUU

María Fernández Rodríguez está cursando 4º de ESO en nuestro Centro y el pasado octubre viajó junto al resto de sus compañeros al pueblo de Milford, en Massachusetts, para participar en el tradicional programa de intercambio educativo con Estados Unidos. Por su parte, los estudiantes estadounidenses vinieron a Almería en el mes de febrero.

Estudiantes estadounidenses y alumnado del Colegio Agave durante una excursión

Durante las estancias, en las que los estudiantes se instalan en casa de una familia anfitriona, se organizan distintas actividades que facilitan la integración y el conocimiento de la cultura del país de acogida: acuden a clase junto a los estudiantes locales y participan en excursiones y otros eventos.   

Hemos preguntado a María sobre diferentes aspectos de la experiencia y estas son sus respuestas:

¿Te sentiste bien en Estados Unidos? ¿Cómo era tu familia?

Era muy acogedora, se componía por la madre, que era muy simpática e hizo todo lo posible para que disfrutara de mi intercambio, el padre, que no era muy hablador, pero parecía ser amable, la hermana, que era muy risueña y mi compañera que compartía las mismas aficiones que yo.

Entonces, ¿tuviste buena relación con tu compañera de intercambio?

¡Sí! Nos llevábamos muy bien, nos parecemos y tenemos muchas cosas en común. Es la mejor compañera que me podía tocar.


¿Y qué tal la integración de tu compañera en casa?

Mi madre y ella también se llevan muy bien. De hecho, hablan bastante todavía. En mi familia llevaron con bastante normalidad que viniera mi compañera ya que no es la primera que viene.

¿Qué has aprendido asistiendo a clase en EEUU?

Que la educación allí es distinta a la de aquí. Los estudiantes en Milford tienen más libertad para hacer lo que quieran en cada momento. Pueden elegir las asignaturas que prefieren y no tienen ningún grupo predeterminado. Aquí, en España, cada curso tiene su clase asignada y los profesores van de clase en clase. Allí es al revés, los alumnos eligen la clase que les interesa y en cada asignatura están con un grupo de compañeros diferente.

¿Y qué opinas de la vida en Milford?

Me parece más práctica y yendo aprendes que hay diferentes maneras de vivir.

¿Te pasó algo en concreto que te apetezca contar?

Una cosa que me impactó fue cuando la madre de mi compañera, pensando que yo no les estaba escuchando ni entendiendo mientras esperábamos a algunos de mis compañeros españoles, dijo: Es normal que tarden tanto, son españoles. Lo dijo en tono gracioso, en ese momento me reí y me di cuenta de lo que son los prejuicios en cualquier lugar del mundo. Me pareció algo gracioso y curioso.

¿Cuáles crees que son los principales beneficios que aporta el intercambio?

Desde mi punto de vista, viajar solo trae beneficios. Y viajar con compañeros más. Es una oportunidad única en la que puedes conocer a gente nueva diferente a ti, con estilos de vida distintos y, además, estrechar vínculos con los que ya conocías.

Respecto a lo académico, puedes practicar día a día el inglés, tanto escuchando como hablando. Lo recomendaría 100% a todas las edades y todas las personalidades. Es una experiencia única.  

En las mismas fechas que el grupo de María, otro grupo de estudiantes del colegio ha realizado su intercambio con un instituto de Niskayuna, en el estado de Nueva York. Estos estudiantes vienen a Almería en el mes de abril.

El alumnado del Centro junto a sus compañeros de intercambio en Niskayuna


Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.