Sorprendida, la señora Bartolotti recibe por correo a un niño de siete años y, obligada por las circunstancias a cuidar de él y educarlo, lo hará de forma original y divertida. El humor, la ternura y la critica social se dan cita en este magnífico relato de Christine Nostlinger, que se ha convertido en uno de los libros más leídos en todo el mundo.