Aprendizaje basado en proyectos: preparamos al alumnado para la vida real

Desde hace ya algunos años el Centro Educativo Agave viene trabajando con una metodología educativa de innovación: el Aprendizaje Basado en Proyectos. Se trata de una nueva manera de formar a los jóvenes en la que los procedimientos y las habilidades cobran tanta importancia como los contenidos. Es decir, que se pone el acento en enseñar a los alumnos a adquirir los conocimientos y competencias necesarios para ser capaces de elaborar por sí mismos respuesta a problemas de la vida real. O lo que es lo mismo, educarlos para ser ciudadanos del mañana ofreciéndoles una formación integral en todos los sentidos, tanto en conocimientos como en valores.

¿En qué consiste la metodología del aprendizaje basado en proyectos?

Esta metodología ha revolucionado todo el enfoque educativo y está obteniendo muy buenos resultados. Mientras que en la enseñanza tradicional el docente era el centro indiscutible del aula, ahora es el propio alumno el protagonista de su aprendizaje. Deja de ser un sujeto pasivo y se convierte en un agente activo de su propio proceso de formación.

El profesor se convierte en un orientador que le ayuda durante ese desarrollo personal y le ofrece su apoyo. Le sirve de guía para que sea el propio estudiante el que resuelva por sí mismo las cuestiones que se plantean a modo de problema. Por lo tanto, ya no se trata solo de aprender contenido, sino que también es imprescindible que el alumnado adquiera habilidades y actitudes que le preparan para la vida real.

Además, es una metodología que tiene muy en cuenta el aspecto del trabajo cooperativo. El ser capaces de trabajar en equipo y organizar las tareas con los demás es también una parte muy importante de su formación integral, ya que el día de mañana tendrán que relacionarse tanto laboralmente como socialmente con otras personas.

¿Cuáles son los beneficios de esta forma de aprendizaje?

Los beneficios obtenidos de aplicar esta metodología en el centro son muchos. Y no solo en el sentido educativo, sino que también resulta un aprendizaje más atractivo para los estudiantes: el alumnado se siente más motivado, ya que siente que lo que está aprendiendo es útil para él, cercano a su realidad; se trata de una manera diferente de trabajar; se les plantea un desafío, lo cual también apela a su motivación; y se les prepara para el día de mañana, se les forma para ser ciudadanos del siglo XXI.

 



Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.